El Pleno Parlamentario de la 65 Legislatura aprobó la creación de la Ley Estatal de Austeridad Republicana, por la cual, se busca que el gobierno se rija bajo un criterio austero, republicano y democrático. 

Con esta ley se establece que ningún servidor público podrá beneficiarse del cargo que ostente, mientras que los recursos públicos se deben destinar de manera asertiva a resolver las demandas sociales del pueblo oaxaqueño.

Con ello, el Poder Legislativo, Judicial, Órganos Constitucionales Autónomos y municipios, deberán implementar acciones para cumplir con dicha ley por la cual el ejercicio del gasto público estatal y los recursos económicos con los que cuenten, se administren de manera eficiente, efectiva, transparente y con honradez. 

Será obligación de cada ente público, al final de cada año fiscal, entregar al Congreso local y al Comité Estatal de Evaluación, el cual se formará a partir de la aplicación de esta ley, un informe de austeridad, en el que se detallarán los ahorros generados con la aplicación de esta nueva ley.

Cabe señalar que para la adquisición, arrendamiento y compra de bienes muebles e inmuebles, se deberá hacer bajo una máxima economía, así como a través de licitaciones públicas. Será obligación de cada ente público, disminuir gastos de oficina, evitar duplicidad de puestos, así como evitar el uso de vehículos oficiales para fines privados.

Será la Secretaría de Finanzas quien emita los lineamientos que regirán en materia de control presupuestal al Poder Ejecutivo.