Juan Martínez Ferra 

Oaxaca.- Por irresponsabilidad y desidia del presidente municipal de Juchitán de Zaragoza, Miguel Sánchez Altamirano, un bloqueo duró tres días en la región del Istmo de Tehuantepec.

Y es que desde el pasado viernes un grupo de ciudadanos y activistas, encabezados por Roberto López Rosado, denunciaron actos arbitrarios del edil surgido del Partido Morena, al correr a al menos 15 personas, sin justificación alguna.

Ante ello, la Coordinadora Democrática de Pueblos que encabeza López Rosado, inició un bloqueo sobre la carretera Juchitán-Tehuantepec, a la altura del punto conocido como IMECA.

No fue sino hasta el mediodía de este domingo en que el edil reconoció su falla y dialogó con los inconformes, tras lo cual revirtió su decisión de correr a los trabajadores y darlos de baja de la nómina.

Luego de ello, fue levantado el bloqueo carretero, con la advertencia de la organización social que encabeza López Rosado, de bloquear de nueva cuenta si no cumple con su palabra.