Por: Lucio Gopar. Fotos: Omar Maya Calvo/Max Scherenberg Noyola.


Aquí en la Bocana fue fundado el Proyecto Lupita, en donde durante todo el tiempo que lleva este proyecto, se han vivido bellísimas experiencias de mejoramiento de la calidad de vida, a personas que desgraciadamente han tenido graves problemas de salud y en ocasiones, han perdido algunos miembros de su cuerpo, en donde también se les brindan prótesis, para poder desarrollar mejor su vida cotidiana y algunos, continuar con la productividad para sostener a su familia. Siendo lo más importante que no se les cobra nada por estos servicios a las personas de escasos recursos económicos. Más adelante te platicamos más detalles de esta gran obra, que inició con mucho amor y un gran corazón el Dr. Andrew Glassman.

Después de terminar la zona hotelera de Huatulco, hacia, más hacia el este, pasando la Bahía de Conejos, con rumbo al entronque de la carretera federal 200 y Copalita, unos 4 kilómetros antes, se encuentra la entrada, a la playa de “La Bocana”, en donde hay algunas casas habitadas por familias que siempre han vivido en este lugar y otras casas, por personas de diferentes lugares que han llegado a radicar a esta área, contando con servicios turísticos, hoteles y restaurantes.

Para los turistas que desean saber qué pueden hacer en la playa de La Bocana, queremos comentarles que aquí hay dos restaurantes, uno del lado derecho y otro del lado izquierdo, con platillos principalmente a base de mariscos, hechos a la usanza huatulqueña, por lo que los comensales mientras almuerzan o comen, tienen una vista panorámica del océano pacífico, que en ese lugar es donde se une el río con el mar y generalmente es una playa de un oleaje algo fuerte, por lo que se recomienda que solo personas que nadan muy bien, puedan meterse al mar. Para surfistas que no vienen preparados con equipo, no se preocupen, pues en ambos restaurantes les rentan las tablas para que practiquen este deporte extremo, cobrándoles una tarifa por hora.

La arcilla que se encuentra a la orilla del Río se dice que mezclada con algunas hierbas, sirve para curar algunos problemas de la piel. Es por ello que por algunos períodos las señoras originarias de este lugar de la Bocana, se organizan para brindar el servicio de aplicación de este lodo, a los turistas, el cual después de unos minutos les es retirado con el agua especial que en este lugar es una mezcla del río con el mar. A esta práctica para hacerlo más llamativo, algunas cooperativas le han llamado “baño zapoteco”.

Cuando se inició el proyecto de Bahías de Huatulco, se encontraron vestigios arqueológicos en esta zona, es por ello que después de muchas gestiones se logró la construcción y operación, con acceso a todo el público del hoy llamado: Parque Eco-Arqueológico de la Bocana del Río Copalita, administrado por el INAH, en donde hay un museo y se realiza un recorrido, encontrando en esta zona un centro ceremonial que contiene un juego de pelota y un edificio principal de más de 20 metros de altura y que a su vez se encuentran aquí dos tumbas asociadas a la élite gobernante.

Para quienes deseen venir a esta zona arqueológica les comentamos que está totalmente equipada con módulo de información, estacionamiento, guardarropa, museo de sitio, áreas de descanso y guías certificados que los acompañan en el recorrido. Un Campamento Tortuguero también se encuentra en este lugar, bajo el Programa Integral de Manejo y Conservación de Tortugas Marinas, coordinado por diversas instituciones que cuidan celosamente y bajo estrictas normas, el funcionamiento del mismo.

Es muy interesante el sincretismo cultural de este hermoso lugar, ya que hay actualmente la parte de los pobladores nativos, así como quienes han llegado a vivir en hermosas construcciones modernas, conviviendo de un forma agradable y muy armoniosa.

El Dr. Andrew Scot Glassman, Fundador del Proyecto Lupita, A .C. en Huatulco.

Con su misión en esta vida de una persona de buen corazón, con humildad y su voluntad de filantropía, el Dr. Andrew Glassman, creó la asociación civil “Proyecto Lupita”, asociación que está legalmente constituida, desde hace 5 años, pero funcionando desde hace más de dos décadas y que brinda asistencia social a niños y adultos de los sectores vulnerables, específicamente a personas con discapacidad física, a través de servicios de atención médica especializada en traumatología y ortopedia pediátrica y rehabilitación física, con la finalidad de mejorar su calidad de vida y potencializar su independencia, no solo de Huatulco, sino de diferentes partes de la costa, sin fines de lucro y totalmente altruista.

Se han transformado vidas, logrando mejorar el autoestima y ayudando a los pacientes a rehabilitarse y que puedan disfrutar la vida, así como también poder incorporarse a algún trabajo, para que puedan obtener ingresos económicos.

El Proyecto Lupita, comenzó hace más de 20 años con donaciones de equipos médicos (sillas de ruedas, bastones, baterías, etc.) recolectados en Estados Unidos, por el Dr. Andrew Glassman, fundador de esta noble institución y siendo transferidos estos equipos, al DIF Huatulco, Oaxaca, México, para que ellos hicieran la distribución, de acuerdo con sus censos de necesidades y atendiendo las solicitudes.

La asociación ha crecido orgánicamente, para satisfacer las necesidades de los pacientes, que entran en la población objetivo de este proyecto.

Hace más de seis años, el proyecto recibió su nombre después de conocer a una joven llamada Lupita, que había estado confinada a la cama, con el apoyo de la familia, durante más de 30 años, después de que un accidente la dejara en un estado semi vegetativo.

Aunque resultó imposible mejorar su condición médica, pudieron mejorar su calidad de vida con fisioterapia básica y mejores formas de alimentación y cambio de postura, así como la donación de sillas de ruedas especialmente para sus necesidades y un elevador de ascensor para ayudar a moverla de la cama a la silla.

La experiencia con la paciente Lupita, fue un parteaguas, brindando atención de mejor calidad a otros niños y adultos con necesidades especiales.

Cuando tuvieron pacientes con problemas médicos muy graves, formaron una alianza con el Hospital Shriners para Niños, de la Ciudad de México. Teniendo un convenio para que los pacientes enviados, reciban evaluación, operación y prótesis de forma gratuita hasta la edad de dieciocho años.

El Proyecto Lupita depende del DIF Huatulco, para el transporte a la Ciudad de México, quienes acuden de cuatro a siete niños y sus padres cinco veces al año, para valoración y tratamiento médico especializado.

Para apoyar, evaluar y seguir a los pacientes, se cuenta con los servicios de cirujanos ortopédicos pediátricos y traumatólogos.

El proyecto ahora tiene más de diecisiete voluntarios profesionales y personal para proporcionar los siguientes servicios de:

-Evaluación y terapia por personal médico y equipo quirúrgico.

-Terapia de evaluación y EEG por el neurólogo y equipo técnico.

-Fisioterapia en su propia clínica “Clínica de Rehabilitación María del Carmen”.

-Fisioterapia en el hogar. -Hidroterapia en piscinas y el océano por la bahía de Santa Cruz.

-Terapia ocupacional. -Alianza con el Hospital Shriners para Niños.

-Evaluación y tratamiento del pie zambo (PEVAC) utilizando la técnica Ponseti.

-Prótesis para adultos en su clínica. -Donaciones de equipos y suministros médicos.

Además de clases e instrucción de inglés, para que los pacientes puedan disfrutar de una vida más productiva. Siendo la filosofía del Dr. Andrew y de todo su gran equipo: “JUNTOS PODEMOS”, ya que creen que no habrá éxito continuo sin la ayuda de los voluntarios y patrocinadores.

El WhatsApp de contacto es: 9581282127 y su Facebook es: Lupita Project A.C. Huatulco.

Si puedes apoyar con patrocinios a esta Fundación, puedes contactarlos y con ello, lograr que se ayude a un mayor número de personas que actualmente están pasando por momentos muy difíciles, así que ayudanos a compartir esta información, para que llegue a un mayor número de personas.

Porque dando, es como se recibe, tengamos empatía con nuestros hermanos y brindemos lo mejor de nosotros mismos con los demás… Desde este espacio, una gran felicitación al Dr. Andrew Glassman por su bella labor y que sea este reportaje, como un homenaje por la gran labor que lleva a cabo y además, por lo que enseña a su equipo, en quienes está sembrando la semilla de la bondad.