El amor no existe, se llaman neurotransmisores

El amor no existe, se llaman neurotransmisores